REFLEXIONES ACERCA DEL EJERCICIO ÉTICO DE LA PROFESIÓN DE

CONMEMORACION  DIA INTERNACIONAL DE LA ENFERMERA

14 de Mayo  2009

 

“Por el reconocimiento, la  autonomía y la dignificación profesional”

 

 

REFLEXIONES ACERCA DEL EJERCICIO ÉTICO DE  LA  PROFESIÓN  DE

 

  ENFERMERÍA

 

 

Gloria Inés Prieto de Romano*

 

 

 

La literatura existente acerca de la historia de enfermería, permite destacar que la ética ha estado presente desde los inicios de la profesión  y cada vez ha cobrado más importancia su estudio y aplicación en el ejercicio profesional por diferentes motivos entre estos los avances científico-técnicos en el área de la salud, los  dilemas éticos que se presentan en  la cotidianidad de la práctica, los cambios sociales, el multiculturalismo y pluralismo moral y quizá el motivo más importante, de acuerdo con Rumbold, es que “los cuidados de la salud constituyen una actividad moral por su propia naturaleza[1] que busca promover, aumentar y preservar la salud, la cual se concibe como moralmente buena en sí misma. En la presente exposición haré una breve reseña de la evolución de la ética en enfermería, de la deontología profesional con énfasis en lo reglamentado por el Consejo Internacional de Enfermería y en Colombia.

 

 

La enfermería es una profesión que ha concedido gran relevancia a las exigencias éticas vinculadas a su quehacer centrado en el CUIDADO a la(s) persona(s); esta acción de cuidado se ha transformado a lo largo del tiempo teniendo en cuenta las condiciones socioeconómicas, políticas, culturales y ambientales que influyen en su estado de salud y bienestar;  por este motivo la profesión de enfermería se ha concebido de manera diferente en cada momento histórico.

 

Hasta finales del siglo XIX estuvo vinculada a determinadas congregaciones religiosas, como consecuencia de lo cual, la ética y la práctica de enfermería estuvo muy unida a la moral católica, ya que la mayoría de personas que la ejercían eran religiosas. A finales del siglo XIX  se inicia lentamente el proceso de secularización de la enfermería bajo el impulso de Florence Nightingale  quien fundó una institución educativa de enfermería en el St. Thomas Hospital y en el King,s  College Hospital de Londres con el convencimiento de que  el conocimiento de las leyes de la vida y de la muerte y de las leyes de salud para las salas hospitalarias requiere un aprendizaje por la experiencia y una cuidadosa investigación …… esto no viene por inspiración”. [2] Nightingale respecto a las actitudes requeridas para cuidar correctamente afirmaba:

 

 

“Una enfermera debe ser  una persona  de  la  que  se  pueda uno  fiar, en otras palabras, capaz de ser enfermera “de confianza”... No puede ser chismosa, ni ligera charlatana; nunca debe contestar preguntas sobre su enfermo...; debe ser estrictamente moderada y honesta, pero, más que esto, debe ser una mujer religiosa y devota; ha de respetar su propia vocación, porque con frecuencia se coloca  en  sus  manos  el  precioso don de la vida; debe ser una minuciosa, fiel y rápida observadora, y ha de ser una mujer de buenos y delicados sentimientos”[3]

 

 

Teniendo como referencia los postulados de Nightingale y bajo su orientación las enfermeras del Colegio Farraud del Hospital de Detroit elaboraron el primer Código Ético (1893) denominado "Juramento Nightingale", que debían acatar las alumnas de la escuela, antes de empezar la vida profesional. A partir del año 1900  aparecen en Estados Unidos los primeros trabajos escritos sobre la ética para enfermeras los cuales, se caracterizan  por poner el énfasis en las reglas de conducta que deben observar, siendo las más importantes la educación y dedicación al enfermo y la obediencia a los médicos y a las instituciones…..”[4]

 

 

Fry[5] analiza la evolución de la ética en enfermería desde la mirada de diferentes autores y afirma: “La ética era tan importante en la educación inicial de enfermería que era considerada  como una ciencia, cuyo conocimiento permitiría a la enfermera el cumplimiento  de sus deberes con capacidad y perfección moral …..”

 

 

A partir de la década del 70 el papel de la enfermera experimenta un gran cambio, pasa a ser la “abogada o defensora del paciente”[6], en este sentido protege y defiende sus derechos, le orienta en la toma de decisiones y vela por el respeto a su dignidad, intimidad y bienestar. Esta transformación en el papel de la enfermera estuvo acompañada por un cambio en los puntos de vista sobre las normas de comportamiento ético  de las enfermeras lo cual influyó en la conceptualización  de sus responsabilidades con las personas que cuida, con el equipo de salud y con la institución empleadora.

 

En relación con el concepto de responsabilidad Gracia plantea que “la responsabilidad es una condición inexcusable de la naturaleza humana: el hombre puede responder de una u otra forma, puede responder bien o mal, mejor o peor, inteligente o atolondradamente, pero no puede no responder”[7], de ahí que el hombre continuamente esta rindiendo cuentas o dando cuentas de sus propios actos.

 

Responsabilidad desde el punto de vista ético-profesional, se define como la obligación moral que se acepta cuando se adquiere un compromiso, es inherente a la profesión, cargo o rol que se desempeña e implica rendir cuenta de las acciones y responder por las consecuencias éticas y legales de las mismas. Conlleva la capacidad de decidir y actuar con autonomía y libertad, tiene además como implicación intrínseca el proteger los derechos fundamentales de la persona, siendo el primero de ellos el derecho a la vida.

 

 

Para apoyar el papel de la enfermera como profesional independiente y como agente moral responsable de sus actos, los profesionales han elaborado una serie de documentos, entre éstos, los códigos de ética. En este sentido el Consejo Internacional de Enfermeras -CIE-  adoptó por primera vez un Código Internacional de Ética para Enfermeras en el año 1953 el cual se ha revisado  y reafirmado  en diversas ocasiones, la más reciente en el año 2006.

 

 

El Código deontológico del CIE estableció que los deberes fundamentales de la enfermera son “promover la salud, prevenir la enfermedad, restaurar la salud  y aliviar el sufrimiento. Afirma que “la necesidad de enfermería es universal. En ella son inherentes el respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos culturales, el derecho a la vida y a la libre elección, a la dignidad y a ser tratado con respeto. En  los cuidados de enfermería hay respeto y no hay restricciones en cuanto a consideraciones de edad, color, cultura, discapacidad o enfermedad, género, orientación sexual, racionalidad, opiniones políticas, raza o condición social. 

 

Para lograr su finalidad, el Código ha de ser comprendido, asimilado y utilizado por las enfermeras en todos los aspectos  de su trabajo. Debe permanecer al alcance de los estudiantes y de las enfermeras a lo largo de sus estudios y de su vida de trabajo” [8] . El código establece como deberes propios de la profesión el respeto a la vida, a  la dignidad y a los derechos de la persona  y el derecho a ser tratado con respeto.

 

 

ÉTICA EN LA  PRÁCTICA  DE ENFERMERÍA EN COLOMBIA

 

 

En la historia de la enfermería en Colombia se evidencia que en sus orígenes las personas que prestaban cuidado a los enfermos pertenecían a diferentes comunidades religiosas entre éstas los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios y las Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación, lo que significa, de acuerdo con Velandia[9] que “sus valores fueron muy marcados por los valores religiosos y específicamente los del cristianismo, desde los cuales la enfermería se ve como servicio al prójimo, vocación personal, mística y  la atención en salud –la de enfermería- se muestra más como  caridad cristiana que como derecho ciudadano, ya que el paciente es concebido como una persona hecha a imagen y semejanza de  Dios”.

 

A mediados del siglo XX el referente ético para el ejercicio del profesional de enfermería fue el Código de Ética del CIE (1953), mencionado anteriormente. Posteriormente en el año 1991 la Asociación Colombiana de Facultades de Enfermería, ACOFAEN, inició el Programa docente-asistencial denominado Fortalecimiento de la ética y la bioética en  la enseñanza y en la práctica de  enfermería, dentro de las actividades realizadas y a manera de ilustración se presentan las siguientes:[10]

 

  • Desde el inicio del programa se conformó el Comité Local de Ética de Enfermería en el Distrito Capital de Bogotá, el cual ha tenido gran proyección y reconocimiento.  Es relevante anotar que un alto porcentaje de profesionales que pertenecen al comité han realizado estudios de posgrado en ética, bioética, filosofía y humanización.
  • Desarrollo de Seminarios nacionales e internacionales sobre temas de interés que fortalecieran la enseñanza  de la ética y la bioética.
  • Participación en la construcción y aprobación por el Congreso de la República de la Ley 22 de 1996.  Ley que ha apoyado  el fortalecimiento de la dimensión ética en el ejercicio profesional.
  • Participación en la construcción y aprobación por el Congreso de la República de la Ley 911 de 2004.
  • Publicación del Boletín Latinoamericano de Ética y Bioética en Enfermería de distribución nacional e internacional.
  • Asesoría para la conformación de comités y grupos de estudio de ética y bioética en diferentes instituciones docentes y de salud.
  • Conformación de  un grupo de trabajo integrado por enfermeras de docencia y servicio “con el objetivo de elaborar el primer Código de ética de Enfermería colombiano, una versión con máximos éticos que orientan esta dimensión en la práctica y la enseñanza. Se publicó y socializó en 1998 y ha servido de guía a los profesionales en su ejercicio durante los últimos años.”[11]

 

Dicho código establece con claridad los valores morales predominantes en la enfermería colombiana: el valor de la persona humana, de su dignidad, de la vida, la relación solidaria con los demás, el buen juicio en la toma de decisiones,  la necesidad de mantener un ambiente laboral seguro y cálido ,,,,,,, los principios éticos que permiten  analizar los dilemas que se presentan en el ejercicio de la profesión,  la toma de decisiones éticas y las responsabilidades éticas del profesional de enfermería propias de su rol en el contexto sociocultural donde se desempeña.

 

 

Tribunal Nacional  Ético de Enfermería

 

En el año 1993 la Asociación Nacional de Enfermeras de Colombia, ANEC, convoca a un grupo de enfermeros en el cual participan representantes de ACOFAEN con el fin de revisar y actualizar el marco legal de la profesión, este trabajo dio como resultado la Ley 266 de 1996 (enero 25) Por la cual se reglamenta la profesión de enfermería en Colombia y se dictan otras disposiciones. El artículo 10 de la mencionada ley crea el Tribunal Nacional Ético de Enfermería, TNEE,  “con autoridad para conocer de los procesos disciplinarios, ético-profesionales que se presenten en la práctica de quienes ejercen la enfermería en Colombia. Parágrafo. Para el cumplimiento de las anteriores competencias y para el establecimiento de sus funciones específicas el TRIBUNAL NACIONAL ÉTICO DE ENFERMERÍA tomará como referencia los establecido en el Código de Ética de Enfermería, en el ordenamiento legal que se establece en la presente Ley y sus reglamentaciones, en concordancia con las normas Constitucionales y legales sobre la materia”[12]

 

De acuerdo con lo planteado por Garzón Alarcón “Esta parte de la Ley 266 reconoce la madurez de la profesión de enfermería, para determinar por si misma, los mínimos éticos para la práctica profesional, y para responsabilizarse de aplicar, a través de sus pares enfermeras, enfermeros, el proceso disciplinario ético profesional, cuando sea el caso”. [13]

 

El TNEE inició su funcionamiento a partir del 30 de enero de 1997 bajo la presidencia de la Enfermera  Nelly Garzón Alarcón (1997 – mayo 2006),

 

La Ley 266/96  asigna al TNEE, en el artículo 11, numeral 1, la función de  “Adoptar el Código de Ética de Enfermería”. Al respecto es necesario aclarar, de acuerdo con Garzón Alarcón, que si bien es cierto que  el Código de Ética Profesional no requiere ser ley de la República para el ejercicio de la enfermería per se, si requiere serlo para el funcionamiento del tribunal  ético de enfermería según lo dispone la Constitución Política de Colombia de 1991, artículo 150, numeral 2 que a  la letra dice: “expedir códigos de todos los ramos de la legislación y reformar sus disposiciones”  y para efectos de las funciones asignadas a los tribunales en la Ley 266/96, “puesto que es necesario tipificar los mínimos éticos y administrativos que aseguren la calidad humana, científica y  ética  del servicio que presta la profesión para cumplir con su misión o responsabilidad social.” Esta razón dio lugar a la Ley 911 de 2004 (octubre 5) “Por la cual se dictan disposiciones en materia de responsabilidad deontológica para el ejercicio de la profesión de Enfermería en Colombia; se establece el régimen disciplinario correspondiente y se dictan otras disposiciones”[14]

 

 

Para la preparación del proyecto de ley que dio origen a la Ley 911 se tomaron como referentes básicos el Código de Ética del CIE y el Código de Ética de Enfermería de ACOFAEN, durante el proceso de construcción se elaboraron cinco versiones con los aportes de: las organizaciones de enfermería ACOFAEN, ANEC, Consejo Técnico Nacional de Enfermería CTNE; enfermeras(os) docentes y de servicio, expertos juristas y eticistas, otros Tribunales de Ética y Organizaciones del Estado.

 

 

A manera de síntesis se presenta el contenido de la Ley 911: En el Titulo I se presenta la declaración de los principios y valores éticos y el Acto de Cuidado de Enfermería. El artículo 1  resalta que:

 

 

“El respeto a la vida, a la dignidad de los seres humanos y a sus derechos, sin distingos de edad, credo, sexo, raza, nacionalidad, lengua, cultura, condición socioeconómica e ideología política, son principios y valores fundamentales que orientan el ejercicio de la enfermería” y en el articulo 2 se especifica: “Además de los principios que se enuncian en la Ley 266 de 1996, los principios éticos de Beneficencia, No-Maleficencia, Autonomía, Justicia, Veracidad, Solidaridad, Lealtad y Fidelidad, orientarán la responsabilidad deontológica - profesional de la enfermería en Colombia.”

 

 

En relación al Acto de Cuidado de Enfermería en el artículo 2 se afirma:

 

 

“El acto de cuidado de enfermería es el ser y esencia del ejercicio de la Profesión. Se fundamenta en sus propias teorías y tecnologías y en conocimientos actualizados de las ciencias biológicas, sociales y humanísticas.

 

Se da a partir de la comunicación y relación interpersonal humanizada entre el profesional de enfermería y el ser humano, sujeto de cuidado, la familia o grupo social, en las distintas etapas de la vida, situación de salud y del entorno.

 

Implica un juicio de valor y un proceso dinámico y participativo para identificar y dar prioridad a las necesidades y decidir el plan de cuidado de enfermería, con el propósito de promover la vida, prevenir la enfermedad, intervenir en el tratamiento, en la rehabilitación y dar cuidado paliativo con el fin de desarrollar, en lo posible, las potencialidades individuales y colectivas.”

 

 

El Titulo II se refiere a los Fundamentos Deontológicos del ejercicio de la Enfermería, con dos acápites: el primero sobre al ámbito de aplicación y el segundo sobre las condiciones para el ejercicio de la enfermería.

 

 

El Titulo III  regula las Responsabilidades del Profesional de Enfermería en la Práctica con: los sujetos de cuidado, con sus colegas y otros miembros del recurso humano en salud,  con las instituciones y la sociedad, en la investigación y la docencia y con los registros de enfermería.

 

 

El Titulo IV  reglamenta  el objeto y competencia de los tribunales éticos de enfermería, nacional y departamentales,  su integración y organización.

 

 

El Titulo V establece el Proceso deontológico disciplinario profesional, que debe aplicarse de conformidad  con el respeto a los derechos constitucionales.

 

 

Por otra parte la Ley 266 establece en el artículo 11, numeral 9  la función del TNEE de  “Crear y reglamentar la creación de los Tribunales de Ética de  Enfermería Departamentales” -TDEE- en cumplimiento de esta función y de acuerdo a lo dispuesto en la Ley 911/2004 y a la reglamentación que al respecto ha hecho el TNEE* en la actualidad funcionan los siguientes TDEE:

 

 

  • Cundinamarca y Bogota D.C.,  2 de noviembre 2001, a partir de julio 7  de 2006  se anexan  Boyacá, Meta, Casanare y Amazonas.
  • Valle del Cauca y Cauca, noviembre 9 de 2006, a partir julio 12 de 2006 se anexan  Nariño y Putumayo.
  • Caldas, Risaralda y Quindío,  junio 7 de 2005.
  • Atlántico, Magdalena, Guajira y Distritos de Santa Martha y Barranquilla, abril 10 de 2008 
  • En la actualidad se estudian las hojas de vida de los profesionales de enfermería que atendieron a la convocatoria para conformar el TDEE de Santander, Norte de Santander  y  Arauca.

 

 

 Propósitos y campos de acción del Tribunal Nacional Ético de Enfermería

 

 

Propósitos

 

 

  • Promover el ejercicio profesional  dentro de fundamentos de calidad humana y ética, sustentados en el conocimiento teórico, científico y tecnológico de enfermería.

 

  • Apoyar el ejercicio responsable de la enfermería dentro del más estricto respeto a la dignidad humana y el valor de la vida.

 

  • Motivar en los profesionales de enfermería los más altos intereses éticos, sociales y constitucionales …

 

  • Contribuir a mantener y proyectar la verdadera imagen de la profesión de enfermería acorde con su función social.

 

Campos de acción

 

 

·         Educativo: Orientar a los profesionales de enfermería sobre los principios y normas que rigen el ejercicio idóneo de la profesión. Promover el estudio de la ética, bioética y legislación en enfermería. Crear jurisprudencia con los casos más frecuentes que riñen con la ética y la deontología de enfermería.

 

·         Investigativo: Conocer los procesos disciplinarios ético-profesionales que se presentan  en la práctica de quienes ejercen la enfermería en Colombia.  Realizar estudios sobre aspectos de ética y bioética que fortalezcan la práctica de enfermería.

 

·         Preventivo: Motivar la excelencia y calidad en la práctica de enfermería para que sea eficiente, humanizada y libre de riesgos.

 

 

 

Algunas realizaciones y logros de los tribunales éticos de enfermería

 

 

Teniendo como referencia las funciones propósitos y campos de acción se mencionan algunas de las realizaciones del TNEE.

 

  • Redacción y gestión de la aprobación de la Ley Deontológica de Enfermería.

 

  • Participación en las reuniones periódicas con directivos de las Organizaciones de Enfermería lo que ha permitido entre otros aspectos visibilizar una imagen unificada de la profesión.

 

  • Realización de tres encuentros de los TEE  nacional y departamentales.

 

  • Fortalecimiento coordinación con las organizaciones nacionales de enfermería  ACOFAEN, ANEC, CTNE.

 

  • Reglamentación a través de acuerdos del funcionamiento del Tribunal Nacional Ético de Enfermería y de los Tribunales Éticos Departamentales de Enfermería.

 

  • Socialización del Tribunal Nacional Ético de Enfermería y de la Ley 911 de 2004 en instituciones de educación y prestadoras de servicios de salud y en eventos académicos a nivel nacional.

 

  • Participación en eventos académicos desarrollando, entre otros temas, los relacionados con la responsabilidad ética- legal,  consentimiento informado en enfermería, comunicación asertiva,  toma de decisiones éticas, administración de medicamentos.

 

  • Elaboración, publicación y divulgación a nivel nacional de 17 páginas de ética sobre temas que contribuyen al ejercicio idóneo de la profesión.

 

  • En relación al campo de acción investigativo el TNEE realizo en el año 2007 un análisis de 28 casos con resolución inhibitoria porque fueron instaurados antes de la aprobación de la Ley 911/2004 que dio como resultado la identificación de los principales errores que se presentan  en el ejercicio de la enfermería, son en su orden: Caídas de pacientes. Errores en la administración de medicamentos. Deficientes registros de enfermería y errores en la información al sujeto de cuidado.

 

Las quejas que se encuentran en curso de investigación por parte de los

TDEE periodo  2006 – abril 2009

 

Año

No. Quejas

2006

20

2007

35

2008

65

2009

37

TOTAL

157

Es importante resaltar que al 30 de abril de 2008 se habían interpuesto 12 quejas y al 30 de abril de 2009 se han interpuesto 37 quejas lo que corresponde a un 38.46% más con respecto del año anterior.  Una de las causas que ha dificultado la investigación de algunas de las quejas es que los profesionales de enfermería incursos en las mismas no se encuentran laborando en la institución de salud y en el momento que ocurrieron los hechos se encontraban vinculados  por medio de cooperativas de trabajo asociado. Aunque se han utilizado diferentes estrategias para ubicarlos en muchos casos no ha sido posible.

Esta situación ha dado como resultado la prolongación del proceso, la necesidad de que los TEE nombren abogados de oficio, dilatando los términos establecidos en la ley 911 y lo que es más preocupante la imagen del Tribunal  (y de enfermería), se ve afectada por la demora en dar una respuesta o una solución a la queja en forma oportuna y eficaz. 

El Tribunal Departamental Ético de Enfermería de Bogotá D.C., Cundinamarca, Boyacá, Meta, Casanare y Amazonas, presento en el III Encuentro de los TEE, realizado el pasado mes de octubre, los resultados del estudio sobre los errores más frecuentes en el ejercicio de enfermería en el cual analizaron 108 quejas presentadas desde agosto de 2006 hasta octubre de 2008, los datos obtenidos se representan en la siguiente gráfica.

 

          

ERRORES MÁS FRECUENTES EN EL EJERCICIO DE ENFERMERÍA

 

 

ERROR

FRECUENCIA

PORCENTAJE

Medicamentos

25

23.2

Maltrato*

20

18.5

Caída del paciente

8

  7.4

Registros enfermería

6

 5.6

Venopunción

5

 4.6

Otros

44

         40.7

* Hace referencia a las inmovilizaciones y a  “expresiones o comentarios que para el  paciente son carentes de humanización”

Como se observa en la tabla entre los errores más frecuentes, en el ejercicio de enfermería, están los presentados en la administración de medicamentos, en la relación que se establece con los sujetos de cuidado, caídas del paciente y errores en los registros de enfermería.

Se identifica correspondencia de estos resultados con los encontrados en el estudio hecho por el TNEE, por esta razón y  comprometidos con la prevención de dichos errores los TEE realizan conferencias y  trabajos de grupo sobre estos temas enfatizando en cada uno en la responsabilidad ético-legal de la enfermera.

 

  • Respuesta a Derechos de Petición y consultas presentados por sujetos de cuidado, enfermeras, directivos de instituciones de salud y otros profesionales referentes, entre otros a  la aplicación del consentimiento informado en enfermería, delegación o no de la administración de medicamentos y competencia de la enfermera para dar información al paciente.

 

 

Quisiera terminar esta intervención con el siguiente mensaje de la enfermera francesa  Marie Françoise Collière:

"Enfermeras, enfermeros, estudiantes de enfermería:
Sepan por lo que yo he podido, por mi experiencia de vida conduciéndome hasta la muerte, constatar que sólo basta una ruptura comportamental o gestual en la continuidad de los cuidados para que toda la calidad del trabajo de un equipo sea destruido.

Sólo basta una "oveja negra" para que la fragilidad de lo que quita la vida sea confrontado al desasosiego, ver la desesperación más abrupta.

Las mejores competencias técnicas profesionales son anuladas por la ruptura del respeto interpersonal y priva a la persona cuidada de palabra para defenderse, porque aparecen entonces las realidades de las represalias y la persecución en los cuidados.

A todos, les pido centrarse sobre las fuerzas de vida, la movilización de sus recursos vitales en el respeto del individuo y de la humanidad, para promover los cuidados y promover la vida" 

Enero de 2005.

 

 



*Magister Ciencias de Enfermería. Especialista en Bioética. Profesor Titular Facultad de Enfermería. Universidad Javeriana. Presidenta Magistrada Tribunal Nacional Ético de Enfermería. Docente Bioética Instituto de Bioética Universidad Javeriana. Ética y Educación de adultos: Especialización Salud Ocupacional. Facultad Enfermería Universidad Javeriana. Ética Facultad de Enfermería Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud

[1] Rumbold,  Graham. Ética en Enfermería. Traducción María Teresa Aguilar. Tercera Edición México, McGraw-Hill Interamericana, 2000 pg. 3

[2] Nightingale F. Notas sobre la Enfermería: qué es y qué no es. Barcelona: Masson-Salvat Enfermería 1990.

[3] Ibid

[4] Orbegozo Aranburu, Ana. Ética y Enfermería. capitulo del libro Dilemas Éticos en el final de la vida. Editores. Wilson Astudillo,  Antonio Casado, Eduardo Clavé y Angel Morales. Sociedad Vasca de Cuidados Paliativos. San Sebastian, España, 2004. www.ehu.es/yvwcaroa/doc/sovpalXIIIcurso/02%20Orbegozo.pdf

[5] F ry, Sara. La ética en la práctica de la enfermería. Guía para la toma de decisiones éticas. Ginebra, Suiza, Consejo Internacional de Enfermería, 1994. pág. 68 

[6] Barrio, Inés y otros. Ética de enfermería y nuevos retos en Anales del Sistema sanitario de Navarra. Vol. 29, Septiembre 3, 2006, página 44

[7] Gracia Guillen, Diego. Etica y Vida N° 4. Profesión médica, investigación y justicia sanitaria.   

   Santafé de Bogota, Editorial El Búho,  1998.

[8] Código Deontológico del CIE para la profesión de Enfermería, Ginebra, Suiza, 2006

[9] Velandia, Ana Luisa, Historia de la Enfermería en Colombia,  Bogotá,  Editorial Universidad 

   Nacional de Colombia – Facultad de Enfermería, 1995, pág. 38.

[10] Garzón Alarcón, Nelly. Muñoz Martínez, Olga. Peña Riveros, Beatriz. Prieto de Romano, Gloria Inés.         Soto Soto, María Iraidis.  Importancia de la ética y la bioética en la formación profesional de enfermería en Directrices para la enseñanza de enfermería en la educación superior. Bogotá D.C., ACOFAEN, 20006  

[11] ACOFAEN, Código de ética Enfermería, Guía para el desempeño del profesional de enfermería, 

    Santafé de Bogotá, Colombia,  julio de 1998.

[12] República de Colombia, Congreso Nacional. Ley 266 de 1996, enero 25. Por la cual se reglamenta la

    profesión de enfermería en Colombia y se dictan otras disposiciones.

[13] GARZÓN ALARCÓN, Nelly  Los tribunales de Enfermería. La experiencia Colombiana. En Persona y

    Bioética. Universidad de la Sabana. Vol. 4, No 9, 2000

[14] República  de  Colombia  Congreso  Nacional.  Ley  911  de  2004, octubre 5,   “Por  la cual se dictan  

    disposiciones en materia de responsabilidad deontológica para el ejercicio de la profesión de Enferme

    ría en Colombia; se establece el régimen disciplinario correspondiente y se dictan otras disposiciones”

* Ley 991 de 2004. Respecto a  la  organización de los tribunales éticos de enfermería el artículo 41,

   parágrafo reglamenta: “Los Tribunales  Departamentales  Éticos  de  Enfermería  se  organizarán  y

   funcionarán preferentemente por regiones del país que agruparán dos o más Departamentos o Distritos

   Capitales.”