UNA REFLEXIÓN SOBRE

LA EDUCACIÓN CONTINUADA EN ENFERMERÍA

 


Ángela Lopera de Peña

Presidenta TNEE

1 de noviembre de 2017 

 

 

En el presente año he participado en tres eventos de educación continuada y he sido testigo del gran esfuerzo que esto representa para las instituciones organizadoras. Esfuerzos académicos para evaluar y seleccionar los mejores trabajos propuestos con el fin de que la calidad del evento esté a la altura de las necesidades de actualización de las enfermeras. Esfuerzos logísticos para dar facilidades y comodidad a los asistentes e invitados. Esfuerzos para encontrar la financiación y así poder dar cupos gratuitos y asegurar que un gran número de enfermeras se beneficien del conocimiento.

 

Puedo dar fe también del esfuerzo del conferencista para preparar su tema de tal forma que su presentación sea comprensible, agradable y de significado académico para los asistentes.

 

Sin embargo al mirar el auditorio, su ocupación no se compadece con esos grandes esfuerzos arriba detallados. En uno de ellos, la organizadora con mucho entusiasmo me dijo que tuvo que rechazar inscripciones porque se desbordó la capacidad. En otro, la decana en la inauguración del evento anunció con justo orgullo, que participarían 358 estudiantes de su Facultad. En ambos, hubo la presencia del número esperado en dos o tres conferencias, luego el auditorio vacío. Y no me diga después del receso del almuerzo. En el tercero, el número de asistentes fue la mitad de lo esperado.

Me pregunto ¿qué pasa, por qué ocurre esto? ¿Por qué la asistencia es tan baja e irregular?

¿Las instituciones no dan el tiempo ni motivan la participación de las enfermeras?

¿Por qué las enfermeras no se motivan con estas oportunidades?

¿Por qué los estudiantes no se motivan con los eventos académicos extracurriculares?

¿Falta disciplina y entusiasmo a las enfermeras para disponer de las horas requeridas para asistir a un evento cuya inscripción alguien la pagó o fue invitada por los organizadores?

 

Una forma de dar valor a los eventos de todo tipo: culturales, deportivos, políticos, académicos es la asistencia a los mismos, es la manera de retroalimentar y motivar la organización de otros nuevos. En relación con los eventos de educación continuada en enfermería, es la mejor manera de vivir actualizados profesionalmente.

La invitación a las enfermeras y estudiantes de enfermería es a que aprovechen los eventos académicos para avanzar en el conocimiento y para socializar experiencias

 

 

* Presidente Tribunal Nacional Ético de Enfermería